El blog del Rodras

Siempre hay algo que contar…

El demonio del 203

Posted by El Rodras en 31 agosto 2010

Desde hace ya bastantes años la casa donde vivo ha sido punto de reunión de las amistades que he ido haciendo y afortunadamente conservo. A veces pasan meses sin vernos pero de cuando en cuando abro las puertas y pongo el Xbox, la música, el fox sports y demás a disposición, pasamos un buen rato e incluso arreglamos el mundo al auspicio de las cubas de un baraima.

La vida en sociedad es algo caprichosa y me ha dado algunos jalones de oreja cuando de horario y volumen se trata, confieso que ha habido días en los que mi animo rebasa mi prudencia y excedo esos límites tan volubles.

Mis vecinos, los tengo de todos sabores, las viejitas que jamás escuchan el timbre, los del rancho que por ser de “fueras” celebran su vida en la urbe sin reparar en ningún inconveniente, los del DF que pase lo que pase están inconformes y jetones, etc. Pero hay una familia en particular que de cuando en cuando me llama a la reflexión y es todo un tema de estudio; los vecinos de frente.

Son a todas luces una de esas familias ejemplo (al menos desde mi banqueta) con un matrimonio estable, tres hijos y un perro. Los niños, maristas todos, estudian, hacen tarea, hablan por teléfono y duermen a eso de las 8 pm. los padres riegan el jardín, trabajan y jamás he visto algún desentendido entre ellos, ningún grito, ninguna fiesta q rebase las 9 pm.

Yo se que después de una tertulia hay una miradita que me lanzan que a veces me vence y prefiero voltear a otro lado. Me deja pensando en la hija mayor que debe estar cerca de los 15 años y que ya se ve anciana debido a su actitud. Seguramente tiene prohibido a Dan Brown, Marx, Nietzsche y otra larga lista de pardos gatos del chamuco. Su lista de autorizados debe ser pequeña y en su mayoría debe constar de la magra lista de Harry Potter cuyo autor me importa poco en realidad. Imagino que no falta a misa, esta inscrita a algún deporte, sus amigas y amigos escriben mal, mucho y cursi en redes como msn y Facebook y su preocupación principal debe ser algún vato popular de su generación del colegio, pero a la vez (como disidente exmarista que soy) se que hay una doble moral comiéndole el alma y esperando con ansia uno o dos años más para empezar a derramar pequeños borbotones de rebeldía (libertad). Quiero ser testigo de tal revés, tal vez entonces la chica comprenda que no soy el malo del cuento y que todas esas aparentes fechorías del diablo que suponen ocurren en mi casa, vistas en la propia no parecen estar tan mal. Es más, tal vez entonces pueda invitarlos a echar una cubita de Baraima este diablo del 203.

Una respuesta to “El demonio del 203”

  1. necrogenesis said

    Ohh si, ya se cuales vecinos hablas. Que cagado.

    Pues si, mano, a ciencia cierta somos un asco de personas, pero al menos somos simples y transparentes, y eso, creo que es mucho más valioso y mas difícil de encontrar hoy en día.

    Luego armamos otro jolgorio con el chamuco del 203.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: